La sequía en los estadios de béisbol de chihuahua, guarda mucha historia PDF Imprimir E-mail
Opinión - Columnas
Escrito por Mario Alfredo González Rojas   
Lunes, 22 de Febrero de 2021 17:21

Mario Alfredo González Rojas.

 

En 2020 nos quedamos sin campeonato estatal de béisbol en la categoría mayor, y los buenos aficionados se preguntan si también este año se repetirá la misma historia. En junio se hicieron análisis de la situación originada por la pandemia del coronavirus, y con dolor del alma los directivos dijeron que no había las condiciones para cantar el “play ball”.

 

Los chihuahuenses nos quedamos con las ganas de disfrutar las acciones de los campeonatos estatales, que desde 1936 se vienen realizando en la entidad. Usted, que es aficionado, recordará o le contaron, cómo arrancaron los torneos en Chihuahua. Se dice, que el béisbol empezó a jugarse en nuestro estado en 1896, en Hidalgo del Parral. Y en 1936 se jugaría el primer estatal, contando con la presencia de las novenas de Chihuahua, Juárez y Parral. El campeonato lo obtuvo Chihuahua. Con el paso del tiempo se incluyó en estos torneos a Nuevo Casas Grandes y Delicias.

 

En esta circunstancia, en 1957, habría de surgir la Asociación Estatal de Béisbol, con el propósito de organizar los torneos de béisbol en nuestra entidad. Antes de 1957, se practicaba el béisbol bajo la dirección del Comité Estatal de Béisbol, en el que participaban equipos formados por empresas o negocios.

 

Había entonces: Los Mineros de Parral, y la Furia Gris de Parral, Café la Vencedora, de Chihuahua, Mueblerías Villarreal, de Ciudad Delicias, etc. Hasta 2019, el equipo más ganador de estatales había sido Parral, con 27.

 

Mucha historia guardan los años sobre los campeonatos estatales, lo que habla de la gran afición que existe en Chihuahua. A nivel nacional, es reconocida la calidad de la pelota que se juega en el estado más grande del país. Como se sabe, Chihuahua es el que ha ganado más banderines como campeón nacional.

 

En 1947, se obtuvo el primer nacional, y a la fecha, con 28 campeonatos, Chihuahua es el máximo ganador de México. Domingo Salcido, “El Capi”, hizo una excelente narración de cómo se ganó el primer campeonato, disputado allá en Jalisco, ocasión en que se jugó la final con el equipo anfitrión.

 

El equipo nuestro era dirigido por Arnulfo Arras, quien a su vez iba como segunda base; los dos equipos habían llegado invictos a la final. Recuerda Salcido, que en las tribunas estaban personajes del medio deportivo, como Ernesto Carmona, Fray Nano, Fray Kempis, Chile Gómez. Al llegar a la quinta entrada, se encontraba arriba Chihuahua, por 2 a 1. Entonces, Arras pega de hit con la casa llena y entran dos carreras; al terminar su turno los norteños, se van arriba 6 por 1

 

Pero en el cierre de la séptima entrada, la casi siempre "fatídica" para algunos, y para otros de fortuna, Jalisco anota cinco y ya van 7 a 6, haciendo temblar a la escuadra chihuahuense.

 

Así revive Salcido los últimos momentos de la novena entrada, estando Jalisco con hombre en segunda y con dos outs; viene a la caja de bateo, la "Gata" Padilla, que ya había pegado de cuadrangular:

 

“Ante un silencio de locura, se escucha de las gradas la frase de un fan de Jalisco: ¡cinco mil pesos por un jonrón! Los chihuahuenses están con el alma en un hilo, le cantan el primer strike a la "Gata", luego el segundo y aterriza el tercero. ¡Se acabó!”

 

Teníamos campeón, el primero de un total de 28, que acumula el estado más grande del país. En tal evento, se extraña el grito de los aficionados que quieren volver de nueva cuenta a los estadios a presenciar esos juegos de garra, a que están acostumbrados.

 

El reloj del béisbol se detuvo el año pasado, cuando el campeonato municipal de la capital ya había registrado cinco juegos por equipo. Sin embargo, “mientras haya vida – dice la experiencia – hay esperanza”.

 

Esperamos que el semáforo verde no se demore más, para cantar el ¡play ball!