Luis Villegas Montes: En defensa de la ignorancia de Peña Nieto PDF Imprimir E-mail
Opinión - Luis Villegas Montes
Miércoles, 07 de Diciembre de 2011 06:40

La literatura hermana. Hará cosa de unos pocos días, recibí un correo de una de mis veintitantas lectoras; decía más o menos así: “Fui al buzón del STJ a presentar una promoción de término, y cuando llegué estaba en las mismas carreras un abogado a quien no conozco; dije: “Buenas noches”; y él respondió: “Los amorosos callan, el amor es el silencio más fino, el más tembloroso, el más insoportable” y yo pensé: “Órale”; y como no me gusta quedarme atrás respondí: “Los amorosos no pueden dormir, porque si se duermen se los comen los gusanos…”; mira que aunque una no quiera se anda reconociendo por estos caminos.

 

Lo anterior viene a cuento, a raíz del affaire Peña Nieto en la Feria del Libro de Guadalajara.[1] Si no lo conoce o no recuerda los pormenores, querida lectora, apreciable lector, la cosa estuvo más o menos así: En la presentación de su libro, le preguntaron lo siguiente: “¿Qué tres libros han marcado su vida personal y política?”; a lo que entre otras cosas, el aspirante a la Presidencia de la República respondió que: “La biblia es uno”, mismo que no leyó por entero pero sí algunos pasajes, sobre todo en la adolescencia; recordó la “Silla del Águila”, “de Krauze” (SIC) -obra que en realidad fue escrita por Carlos Fuentes-; y uno “del mismo autor” -Krauze, no Fuentes- del que no pudo recordar su nombre siquiera, pero que resumió diciendo que se trata de un libro que habla del México de los caudillos transitando hacia “el México institucional”.

A ver: ¿De qué nos azoramos? Sinceramente, no creo que Peña Nieto sea más ignorante que la media de los mexicanos; dudo mucho que la mayoría de compatriotas y compatriotos que deambulamos por este País pueda citar de memoria y de corridito, el título de tres obras literarias que además y para acabarla de amolar “lo hayan marcado”. Si apenas lee, el mexicano promedio difícilmente habrá sido marcado por un libro; si acaso y si bien nos va, por una telenovela memorable como “Los Ricos También Lloran” (yo me acuerdo que al baile de graduación de secundaria llegué tardé -y eso que era el encargado de los boletos- porque no más no podía dejar de ver el final memorable del que por cierto no me acuerdo si terminó en beso o qué). En este sentido, Peña Nieto es tan mexicano como el mole o el Jarabe Tapatío.

No, yo creo que los tiros deben ir por otro rumbo.

En primer lugar, la mentirota. Bueno, las dos mentirotas. Es natural que uno pueda fallar en el título de un libro o en el nombre de un autor; ahorita mismo le puedo narrar a usted la trama de una novela de ciencia ficción que me encantó -que leí hace años-, pero que si me pregunta así a bocajarro cuáles son el uno o el otro, lo cierto es que no los recuerdo. Pero no me pregunte usted respecto de los libros que “me han marcado”, porque ahí sí me arranco y ya no me detengo, parezco apache, oiga, de lo tiznado que estoy. A la famosa isla nomás no me podría llevar diez, o ya entrados, ni siquiera veinte tomos. A la isla del problema legendario -(¿si tuviera que irse a vivir a una isla desierta cuáles libros se llevaría?)- me llevaba una minibiblioteca de, por lo bajito, 40 obras, en claro perjuicio de algunas latas de atún y jamón endiablado -ya me preocuparía luego del asunto de la comida-. ¿Cómo, pues, olvidar una pinchurrienta lista de tres libros? Simple: No existe ni ha existido jamás la susodicha lista. Empero, la segunda mentira es todavía más grave, en esas condiciones Peña Nieto no pudo escribir ningún libro; así que el libro “de su autoría” que fue a presentar a la FIL vaya a usted a saber quién lo escribió; esa impostura lastima por grotesca, por innecesaria en un hombre que puntea en las encuestas con esos márgenes.

Debe llamarnos la atención, en segundo lugar, la improvisación de Peña, su falta de oficio, de preparación, el yerro de sus asesores. Es que iba a una feria de libro, ¿me explico? No a una feria de camotes ni de automóviles, vamos, ni siquiera a un concurso de belleza. ¿De qué le iban a preguntar, entonces, del color de sus calzones o por la marca del gel que usa?

En tercer lugar, duele el comentario de la hija mayor de Peña, Paulina, quien en su cuenta de Twitter escribió, entre otras cosas: “Un saludo a toda la bola de pendejos, que forman parte de la prole y solo critican a quien envidian”; duele, porque esta niña -no hay otro modo de llamarla vista su edad- muestra un desprecio nada envidiable por nosotros -no los pendejos que criticamos a su apá, deje usted eso-, sino por aquellos que formamos parte de “la prole”; me imagino, que dentro de ese calificativo no están los hijos de los Salinas, de los Chuayffet, de los Montiel, sino los otros, los que no tuvimos la fortuna -o la desgracia- de nacer en pañales de seda al amparo de la voracidad de nuestros ancestros; duele porque, la “prole” no se refiere a la progenie ni a la familia de nadie, sino que dicho así, parece aludir a la chusma, a la gentuza, al vulgo, al populacho, a la inmensa mayoría de nosotros, el pueblo de México; duele porque es posible que en su ignorancia -digo, tampoco tiene un modelo a quién emular ni a quién copiar- la chamaca no haya querido decir “prole” sino “plebe”, pero como ya vimos, la cultura no es lo suyo, y la plebe forma una otredad frente a los potentados, los poderosos, los opulentos, los omnipotentes, de los que, sin duda, la hija de Peña Nieto a sus tiernos 16 abriles forma parte sin ningún mérito para ello excepto el de ser la “hija de papi”; duele, por último, porque en una persona de su edad, es imposible que se haya formado una personalidad capaz de tales juicios; a sus años se comenta lo que se oye en casa; su actitud, su vocabulario, su desdén, reflejan el entorno del que forma parte y pues, como luego se dice: “Por las vísperas se sacan las témporas”.

Finalmente, lo triste, lo lamentable, lo terrible de todo este asunto, no es la ignorancia de Peña Nieto (compartida por millones de nosotros) ni el desliz de su primogénita; lo escalofriante es que pudimos constatar que Peña Nieto es un mexicano más, otro; y lo que esta hora demanda son políticos, hombres y mujeres, extraordinarios; capaces de enfrentar las circunstancias extraordinarias que nos asedian, que nos agravian, que nos ofenden… y viene este señor a intentar burlarse de nosotros. Eso es lo que espeluzna, lo demás es lo de menos.

Luis Villegas Montes. Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla , Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

[1] Visible en el sitio: http://www.youtube.com/watch?v=C3NKGfoTACg Consultado el 5 de diciembre

 

El Clima