La iniciativa presidencial de Reforma Política, distractor de la cascada de aumentos, acusan Imprimir
Escrito por Redacción   
Jueves, 07 de Enero de 2010 09:31

 

 

Calderón es renuente al diálogo y quiere mas facultades constitucionales: Beltrones

La bancada priísta en la Cámara de Diputados reiteró su desconfianza en la iniciativa de reforma política del presidente Felipe Calderón, la cual fue enviada al Senado, aseguró, como distractor de la cascada de aumentos con la que nos sorprendieron en diciembre, y lamentó las críticas del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, a Manlio Fabio Beltrones.

Es una pena que el secretario incluya una descalificación contra quienes tiene que dialogar, como principal interlocutor del Ejecutivo con el Congreso. Lo que es inaceptable es su declaración, llena de excesos y calificativos no apropiados en la relación entre poderes, afirmó el vicecoordinador de la diputación priísta, Jorge Carlos Ramírez Marín. 

En contraste, los grupos parlamentarios del PAN en la Cámara de Diputados y en el Senado afirmaron que la aprobación de la reforma política no debe estar sujeta a caprichos coyunturales, y reprochó la escasa voluntad de discutir cambios sustantivos por los intereses electorales del tricolor.

Gustavo Madero Muñoz, coordinador de los senadores panistas, cuestionó la postura expresada el martes, en el seno de la Comisión Permanente, por el coordinador de los legisladores priístas en Xicoténcatl, Manlio Fabio Beltrones, quien consideró difícil que el Congreso apruebe la iniciativa de Calderón para darle más facultades a un Presidente que no escucha, a un presidencialismo sin control ni medida.

Madero Muñoz aseveró en entrevista que no es momento de buscar excusas o pretextos que retrasen sacar adelante los temas prioritarios para la vida política de México.

Añadió que el Congreso tendrá que hacer un esfuerzo adicional para discutir y aprobar la reforma política.

Declaró que en la administración federal ha prevalecido el diálogo constructivo basado en la voluntad del desarrollo integral del país; de ahí la importancia de avanzar en la iniciativa de Calderón, toda vez que no se puede visualizar a México sin la participación activa y decidida de los ciudadanos, que es el fin último de la propuesta presidencial.

Insistió en que el titular del Ejecutivo ha favorecido un ambiente de apertura democrática, por lo que su propuesta deber ser asumida con responsabilidad, ya que es la vía para garantizar un sistema político equitativo, justo y transparente, que rinda cuentas en todos sus niveles.

Por sus parte el secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, reivindicó la legalidad y el sustento político de las recientes alzas en los precios de bienes y servicios. Censuró que no se asuma la responsabilidad política correspondiente cuando se adoptan decisiones de carácter fiscal con el fin de dotar al Ejecutivo de recursos para cumplir sus responsabilidades.

Consideró inaceptables las insinuaciones de que Calderón es renuente al diálogo y poco sensible, pues si por algo se ha caracterizado la actual administración, afirmó, es por su voluntad de alcanzar acuerdos, como ha ocurrido en materia de seguridad. (Enrique Méndez y Ciro Pérez, La Jornada)