Conmemoran el 210 Aniversario del Inicio de la Guerra de Independencia Imprimir
Escrito por Redacción   
Miércoles, 16 de Septiembre de 2020 12:16

En el lugar donde se ubicó el panteón donde fueron depositados los restos de los insurgentes.

 

El acto se realizó junto al Parque Abraham González, en el cruce de la Avenida Independencia y Paseo Bolívar, donde se ubicó el Panteón San Felipe, lugar donde fueron depositados los restos de los insurgentes entre abril y julio de 1811, luego de ser aprehendidos en Acatita de Baján, en el estado de Coahuila, y posteriormente fusilados.

 

A su arribo, el gobernador pasó revista a algunos contingentes motorizados, se realizó una guardia de honor y se depositó un arreglo floral en memoria de quienes lucharon por la Independencia de México.

 

Javier Corral señaló que el independentista es un movimiento de enorme trascendencia para la historia de nuestro país, porque marca el momento en el que las y los habitantes de la Nueva España decidieron luchar por su libertad y por la oportunidad de regirse por sus propios términos, desatándose de las cadenas que los habían oprimido.

 

Destacó la participación de la gente en este tipo de movilizaciones y cambios en las naciones, toda vez que el propio Miguel Hidalgo, ya prisionero en Chihuahua, pensaba que el movimiento había decaído, pero por sus propios carceleros, entre ellos Melchor Guaspe, se enteró que la chispa había realmente levantado el incendio de la insurgencia independentista en México.

 

El titular del Ejecutivo estatal celebró la realización de este homenaje en un lugar tan significativo, que albergó a los primeros insurgentes y a quienes ahora el Gobierno de Chihuahua, por iniciativa de la Secretaría de Educación y Deporte, los recupera.

 

Dijo que se conoce a los líderes, pero en ese sitio fueron sepultados varios de los insurgentes determinantes en la iniciación de este movimiento y a quienes ahora se recuperan para la memoria histórica de Chihuahua, en el lugar en que originalmente fueron sepultados.

 

Agregó que con cada uno de sus nombres y apellidos, se les rinde el honor que se merecen.

 

Expuso que es preciso recordar que los antepasados homenajeados este día lucharon por un régimen que los tomara en cuenta, por una forma de gobierno en que sus demandas no fueran desoídas o ignoradas.

 

Resaltó que la actual administración estatal se ha propuesto estar siempre con el pueblo, no cejará en ese compromiso, ni en trabajar denodadamente por mejores oportunidades para las y los chihuahuenses.

 

En la coyuntura actual –indicó– habrá de acompañarlos en todo momento, procurando su bienestar.

 

El panteón dio servicio de 1756 a 1878 y fue en 1811 cuando los restos de los insurgentes se enterraron en ese sitio.

 

Muchos años después, por orden del Gobierno Federal, los restos del cura Hidalgo fueron exhumados y llevados a la capital del país, pero un buen número de los restos de los héroes del movimiento permanecieron en este sitio.

 

El funcionario nombró a los insurgentes cuyos restos fueron depositados en el Panteón San Felipe: Juan de Aldama, Ignacio José de Allende, Juan Bautista Carrasco, Ignacio Camargo, José María Chico, Ramón Garcés, Mariano Hidalgo y Costilla, José Mariano Jiménez, Francisco Lanzagorta, Pedro León, Agustín Marroquín, Luis Gonzaga Mireles, José Plácido Morrión, Onofre Gómez Portugal, Trinidad Pérez, Juan Ignacio Ramón, Manuel de Santamaría, Manuel Ignacio Solís, José Vicente Valencia, José Santos Villaseñor y Nicolás Zapata.