Becky Hammon: "Está muy cerca el día que una mujer sea entrenadora jefe en la NBA" Imprimir
Deportes - Basketbol
Escrito por Redacción   
Martes, 29 de Septiembre de 2020 08:43

NBA La asistente de los Spurs reconocer haber sido entrevistada por los Pacers.

 

El nombre de Becky Hammon lleva años sonando como la principal aspirante a derribar la barrera de los banquillos de la NBA que ha impedido a una mujer ejercer como entrenadora jefe.

 

La que fuera mítica base (pasó por Rivas y Ros Casares) lleva desde 2014 trabajando como asistente de Gregg Popovich en los Spurs y se la ha vinculado a algunas franquicias en varias ocasiones. Con los banquillos de Thunder, Pacers, Pelicans, Sixers, Rockets y Clippers sin ocupar, puede tener su oportunidad este año.

 

"Me he entrevistado con los Pacers. No depende de mí cuándo veremos a una mujer como entrenadora jefe, pero cuantas más entrevistas pueda conseguir, mejor práctica tendré. Creo que está muy cerca ese día", asegura Hammon, de 43 años, que cree que el cambio social se puede llevar al baloncesto:

 

"Cuando miras alrededor del mundo y empiezas a ver mujeres líderes en todos los espectros de la vida, ya sea en el Tribunal Supremo, en las salas de operaciones, en el ejército en situaciones de guerra y de batalla de vida o muerte, ¿por qué en el baloncesto una mujer no puede entrenar?".

 

En la temporada que está cerca de terminar, los banquillos de la NBA han acogido a 12 entrenadoras ayudantes. También hay algunas mujeres en cargos de responsabilidad en algunas franquicias.

 

"Se trata de enseñar, de difundir el conocimiento y creo que la NBA ha sido obviamente muy franca en cuanto a la igualdad y la diversidad.

 

No creo que se me pueda acusar de saltarme ningún paso. Llevo 22 años en el baloncesto profesional, así que estoy capacitada y me he estado preparando para esto durante mucho tiempo.

 

Tan pronto como se presente la oportunidad y sea la adecuada para la organización y para mí, creo que verán a una mujer al frente de un banquillo de la NBA", sentencia con firmeza.

 

A Hammon, sin embargo, no le gusta demasiado que se vincule la palabra pionera a su nombre. "Es un término en el que trato de no pensar. Sólo trato de hacer lo mejor cada día y espero que eso lleve a más oportunidades para más mujeres.

 

Al ser una pionera recibes heridas que probablemente mucha gente no vea ni escuche, pero al ser la primera, obviamente hay algunas cosas en las que tienes que trabajar y creo que necesitas mucha humildad en el proceso porque esto también es nuevo para los hombres. Es nuevo tener a una mujer sentada al lado", considera..

 

Lo que la exjugadora no quiere es que la traten de distinta manera por el simple hecho de ser una mujer, sino que "la gente tenga libertad de ser quienes son en mi presencia sólo ayuda a la causa.

 

La gente tiene que sentirse cómoda con ello, acostumbrarse a verlo, no puede ser anormal ver a una mujer ahí fuera.

 

Estoy intentando normalizarlo todo lo posible para que nadie se sorprenda. Si eres aficionado de los Spurs, te habrás acostumbrado a ver a una mujer en la cancha. El objetivo es que no sea tan extraordinario".