Boxeadora mexicana Alejandra Jiménez vapuleada por un presunto dopaje y violencia de odio Imprimir
Deportes - Box
Escrito por Redacción   
Martes, 14 de Julio de 2020 07:19

Acusada de utilizar sustancias para mejorar el rendimiento y de “ser un hombre” porque es homosexual.

 

La boxeadora Alejandra Jiménez asegura que no se va a rendir, luego de que le quitaron los títulos obtenidos el pasado 11 de enero ante la estadunidense Franchon Crews-Dezurn, porque uno de los controles antidopaje detectó la presencia de un esteroide.

 

La afectada y su entrenador no se explican la razón de ese resultado, que prohíbe a Jiménez pelear en Estados Unidos.

 

No obstante, el presidente del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaimán, dice que ella “es una guerrera” y se le dará una segunda oportunidad; incluso vaticina que volverá a ser campeona.

 

Alejandra Jiménez no acaba de digerir que perdió los títulos de peso supermediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB) y de la Organización Mundial de Boxeo. Trece días después de haber derrotado por decisión dividida a la estadunidense Franchon Crews-Dezurn.

 

La peleadora supo que en el resultado de uno de los cinco controles antidopaje que le realizaron antes y después del combate se detectó la presencia de un esteroide.

 

Estanozolol, esa palabra que escuchó del otro lado de la línea telefónica cuando su representante, Pepe Gómez, le marcó para decirle que acababa de recibir la noticia. Aturdida, en medio del bullicio del partido de futbol de su hija de seis años, tuvo que alejarse para escuchar con mayor claridad.

 

Le pareció un mal sueño. Repasó rápidamente la lista de los suplementos alimenticios que consume por recomendación de su nutriólogo, recordó que durante la preparación ni siquiera comió carne de res para evitar un positivo por clembuterol y pensó en todas las pruebas que se hizo por voluntad propia para medir sus niveles de testosterona y que entregó para tranquilidad de su rival.

 

No le cabía en la cabeza la idea de haber fallado el antidoping que le hicieron el día del pesaje, el 10 de enero, y haber salido limpia en el del día siguiente, la noche de la función en el Alamodome de San Antonio, donde en un combate muy cerrado se convirtió en doble campeona mundial.

 

También se le vino a la mente toda la presión que sufrió desde que se anunció el pleito con Franchon, una peleadora negra de su misma edad, que abiertamente acusó a Jiménez de utilizar sustancias para mejorar el rendimiento y de “ser un hombre, porque es homosexual".