Una reflexión personal. ADOLFO Imprimir
Opinión - Luis Villegas Montes
Escrito por Luis Villegas Montes   
Sábado, 07 de Enero de 2017 07:07

Luis Villegas Montes.

Se dice, y con razón, que todos los seres humanos tenemos un lado femenino y otro masculino. En las mujeres, obvio, su lado femenino predomina; y en los hombres es a la inversa. Pues bien, mi lado femenino es la mamá de Forrest Gump; no porque esté orgullosa de tener un hijo menso, no señor; sino porque cada día está más convencida de que la vida es como una caja de chocolates. Así yo. Además, puedo decir con azoro que, a diferencia de otros años, no necesito vacaciones de las vacaciones; en lo absoluto, estos quince días cumplieron su propósito con creces: Reposé; me dejé ir; me olvidé de todo y me limité a leer, a ver televisión (vi completitas las dos temporadas de Club de Cuervos), comí como pajarito (todo el santo día y los cuatro kilos que había bajado ya los volví a subir), me eché al coleto algunos alipuses y disfruté al Adolfo.

Eso de “disfrutar al Adolfo” aunque no es un decir y sí es completamente auténtica la afirmación, tiene sus asegunes, que conste. Porque cualquiera que nos vea pensará: “Mira esos dos; qué bien se la han de estar pasando; sentados frente a frente con las narices metidas en un libro”; pues ni modo, así es esto de disfrutarnos el Adolfo y yo. Hablamos escuetamente y a ratos de viajes, de películas, de libros, de poesía; discutimos de filosofía o religión; gozamos en silencio nuestra mutua compañía y, por primera vez, se rio de los chistes “pelados” que le conté; antes nada más decía: “Ay, papá, ya vas a empezar”; pero esta vez no; se rio de todos y alguno hasta se lo quiso aprender; para mayores detalles, se trata del conjuro de “El Vampiro Fronterizo”, ese que empieza: “Vampiro Fronterizo que por las noches volarás, a pesar de tus hechizos…”, ése.

Sigue enamorado de Elvira Sastre y me leyó un poema que me mató; les dejo unos cuantos versos: Si pudiera, // mi amor, // convertiría todo lo que ahora es singular // en plural. Pero no puedo, // así que has de conformarte // con lo único que puedo hacer: // quererte // -no el doble, ni por dos, ni al cuadrado, // sino con la fuerza de un ejército // de tres mil latidos y doscientos litros de sangre // que queriéndote dar más de lo que tiene // te da todo lo que es-” (“3000 mil latidos y 200 litros de sangre”).

Parte de esa agenda calma, todo sea dicho, guarda relación con un hecho climático innegable: Llovió, nevó y cuando no llovía ni nevaba hacía un frío del carajo. Las orejas estuvieron a punto de caérseme en dos o tres ocasiones y otras tantas me puse morado (más); al ver al Adolfo, tan campante en tenis y con una chamarra pinchurrienta, yo que blanco no soy, estuve a un tris de adoptar ese acento caribeño entrañable: “Oye, tú, chico, ¿pero no te’adao cuenta de lo’elao que etá aquí? Tápate, ’oome”. Yo llevaba mallas, camiseta térmica, camiseta, camisa, chaleco, bufanda, guantes, chamarra y unas botas de soldado que en vacaciones sólo me quito para ir a dormir; y pese a ello, me la pasé aterido. Como el chiste del pollito en Alaska, me la pasé diciendo: “Pi, pi, piiiinche frío”.

Pero volvería a ir y me quedaría ahí otra semana o dos o tres; aunque regresara desorejado y sin narices como el Voldemort de Harry Potter. Me encantó ver al Adolfo; constatar que se mueve como pez en el agua por la ciudad entera; que no ha perdido su aire alegre ni su natural ternura (“Ay, papito”, me decía algunas veces, me frotaba la panza y ponía la cabeza bajo mi ala); que la familia con la que vive lo trata de maravilla, que ha hecho un montón de amigos y empieza a abrirse al mundo más confiado y dueño de sí. Por otro lado, del inglés mejor ni hablar. “¿Qué dijo?”, le preguntaba; “No sé. No le entendí nada” y así dos o tres veces; “Mmmm, bonito inglés”, pensaba yo. Vamos a ver qué pasa de aquí a junio.

Por cierto, pese a que no lo admite abiertamente, yo creo que ya se echó novia. Les podría decir que es chaparrita, delgadita, bonita de cara, colombiana y que se llama Evelyn, pero si se los cuento capaz y se enoja o lo balconeo a lo tarugo pues ni andan y ahí estoy yo de hocicón y de hablador (ya ven que no se me da); en fin; no sé si tiene novia o no, pero yo creo que sí; en una de esas me dijo: “Ahí vengo; voy a hablar por teléfono y no quiero que me oigas”. Y estaba hablando con ella. Lo sé porque no pude resistir la tentación y fui despacito detrás de él (sobre todo para fastidiarlo y oírlo reclamarme) y oí parte de sus respuestas; pero ya se me hizo mucho pues no se dio cuenta de mi entrometimiento y mejor respeté su intimidad. Mi duda de si sí andan se justifica porque durante esas dos semanas no lo oí suspirar ni mandar besitos en ninguna ocasión pese a que claramente estaba hablando con ella; y mujeres, perdónenme la generalización y reconozco que habrá sus excepciones, pero ya ven como son de pesadas, por lo menos las latinas, que no dejan colgar a uno el teléfono sin mandar un besito aunque no sea “tronado”.

De Club de Cuervos y de los libros que leí (12), ya les hablaré en otra ocasión: Me enojé con Volpi, me enamoré de Eduardo Sacheri, me desilusioné de Urroz, odié a Palau, conocí a Gyles Brandreth, etc.); sólo basta decir que descansé y que, por primera vez, las vacaciones cumplieron con su cometido; regresé tranquilo y en paz; sin ese ánimo sulfuroso que rebulle en mi interior de manera asaz frecuente; me imagino que esto último guarda relación con el hecho de que no leí ninguna noticia de estas tierras.

Como sea, le deseo a todos mis lectores y lectoras (ya perdí la cuenta en cuántos van o de cuantos quedan con las mermas de las últimas semanas) un estupendo 2017. Que sus deseos se colmen; que la dicha toque a su puerta y lejos de ir de visita se quede ahí de planta; que gocen de mucha salud y Dios nuestro Señor los colme de bendiciones.

Contácteme a través de mi correo electrónico o síganme en los medios que gentilmente me publican cada semana, en mi cuenta de Facebook (Luis Villegas Montes) o también en mi blog:https://unareflexionpersonal.wordpress.com/

Una reflexión personal | De lo más ficticio de la realidad ...

unareflexionpersonal.wordpress.com

De lo más ficticio de la realidad: política y literatura ... Ya presenté el Juicio de Amparo. Resulta innecesario glosarlo, visto que lo agrego a esta reflexión ...

Luis Villegas Montes.  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla